Español
Main
Spanish

 

 

 

 

 


Agradando a Dios
en Nuestra Manera de Vestir



Verdades espirituales que lo guiarán
en el momento de elegir cómo vestirse

¿Es usted  Cristiano? Si es así, este mensaje es para usted. Este mensaje no va dirigido a alguien con poco o ningún interés en hacer la voluntad de Dios en su vida. Si usted perteneces a Cristo, ¡ya no es la persona que solía ser! La Palabra de Dios dice que usted es una nueva persona interiormente. El apóstol Pablo escribió: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas(2 Corintios 5:17).

Además, usted debe continuar el proceso de cambio –un cambio de lo que fue una vez en pecado, a lo que Dios quiere que sea en Cristo. Observe como esta transformación debe ser profunda y se espera que ocurra: “que en cuanto a vuestra anterior manera de vivir, os despojéis del viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos, y que seáis renovados en el espíritu de vuestra mente, y os vistáis del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad” (Efesios, 4:22-24). ¿Qué quiere decir esto? Nosotros tenemos que abandonar el antiguo ‘yo’ del pecado y vestirnos del nuevo ‘yo’ de la rectitud (1 Pedro 2:24). 

Esto significa que Dios quiere que usted empiece una forma ¡totalmente nueva de vida! Él le entrega el Espíritu Santo para que usted posea la fortaleza de vivir para Él y le obedezca (Romanos :13; Efesios.3:16). Dios lo guiará a:

  • Una nueva forma de pensar (Romanos. 12:2)
  • Una nueva forma de hablar (Efesios. 4:29)
  • Una nueva forma de relacionarse con los demás (Lucas 6:24)
  • Una nueva forma de leer (Filipenses. 4:8 )
  • Una nueva forma de comer (1 Corintios. 10:31)
  • Una nueva forma de disponer de su tiempo (Efesios. 5:15-16)
  • Una nueva forma de utilizar su dinero (2 Corintios. 8:3-5; 9:6-7)
  • Una nueva forma de ver la vida (2 Corintios. 4:12-18)

Discutamos otro aspecto de su vida que Dios desea cambiar. El Señor quiere cambiar su apariencia. Por un lado, Dios desea que usted tome la iniciativa de realizar el cambio –pero Él le dará la fortaleza y la habilidad para hacerlo a fin de que usted pueda agradarle (Filipenses. 2:13-14; Hebreos, 13:21). Aquellos que están en el mundo alrededor suyo no podrán entender esta perspectiva ya que están controlados por sus propios deseos personales y los modelos de la sociedad que los rodea. Sin embargo, el verdadero cristiano estará interesado en la voluntad de Dios contenida en la Biblia. ¿Porqué quiere Dios que usted transforme su apariencia? (La mayor parte de lo que discutiremos se refiere específicamente a la mujer pero los principios se aplican igualmente para el hombre). 

(1) Debe vestirse para agradar al Señor

Pablo dice que debemos tener como nuestra ambición “ser agradables a Él” (2 Corintios. 5:9). Esto significa que en todo lo que hacemos, incluyendo la forma en que nos vestimos, debemos complacer al Señor en lugar de hacerlo para nosotros mismos (2 Corintios. 5:15). Pedro escribe que el adorno  de la mujer “no debe ser externo”  sino que debe preocuparse por  el yo interno, con el adorno incorruptible de un espíritu tierno y sereno, lo cual es precioso delante de Dios.” (1 Pedro 3:3-4).  ¿Le preocupa a usted realmente cómo glorificar a Dios en su forma de vestir, o le preocupa más agradarse a sí mismo y a otras personas? ¿Está usted decidido a buscar lo que es “precioso” a los ojos de Dios – en lugar de lo que es deseable a los ojos de otros? Recuerde que aquellos hombres y mujeres de Dios en quienes usted se interesa (miembros de la familia eterna del Padre) verán sus cualidades espirituales interiores en lugar del atractivo externo. 

(2) Debe vestirse de manera modesta y discreta

Debe escoger su ropa sabiamente y en armonía con las directivas de las Santas Escrituras. Por ejemplo, Pablo escribe “que las mujeres se vistan con ropa decorosa, con pudor y modestia (1 Timoteo. 2:9).  Esto significa que usted no debe usar ropa ceñida, sexy, o transparente. No debe exponer su cuerpo ante los demás, ya que la ropa está hecha para esconder no para revelar.  ¿Qué podemos decir de los shorts, vestidos cortos, blusas sin mangas, ropas de baño, cuellos muy escotados, y ropas de este tipo están diseñadas? ¿Son para revelar o para cubrir el cuerpo de la mujer? 

(3) No debe vestirse con ropas costosas

Muchas mujeres (y hombres) gastan demasiado dinero en ropa. Pablo dice que nosotros no debemos estar ataviados con “vestidos costosos” (1 Timoteo. 2:9). Las personas generalmente gastan mucho dinero en ropas cuando quieren impresionar a los demás y esto en sí mismo no es digno del Cristiano. Considere hacer sus propios vestidos y otras ropas o tener una hermana en el Señor que le ayuda a hacerlos. La Sagrada Escritura también nos previene contra los adornos hechos de “oro o perlas” (1 Timoteo 2:9) o “joyas de oro” (1 Pedro 3:3). Piense en los anillos, brazaletes, collares, aretes, prendedores, y otras joyas usadas para llamar la atención o vernos importantes o físicamente atractivos. Alégrese con una apariencia natural, simple y sencilla que llame la atención de los demás hacia Dios y sus cualidades interiores en lugar de la apariencia física externa.  

(4) No debe vestirse para ser admirada por las demás mujeres o sexualmente deseada por los hombres 

Usar ropa significa cubrir nuestro cuerpo en una forma sencilla y simple. No significa crear envidia en otra hermana. La ropa tampoco debe ser usada para hacer crecer el deseo de la carne en el corazón del sexo opuesto. Jesús dijo: “Pero yo os digo que todo el que mire a una mujer para codiciarla ya cometió adulterio con ella en su corazón” (Mateo. 5:28). Él dijo que si el ojo nos es ocasión de pecar, debemos arrancarlo y echarlo de nosotros; porque es mejor esto a que seamos arrojados al infierno (vv. 29-30). Ama a los demás de tal manera que no generes envidia o deseo en los otros.  Si usted causa el pecado en los demás por su apariencia, usted se convierte en sí misma en motivo de pecado para otros (Lucas 17: 1-2). 

(5) Use ropa que identifique claramente tu propio sexo 

En el principio; Dios creo “varón y mujer” (Génesis 1:27) y Él quiere que los hombres y las mujeres se muestren ¡como hombres y mujeres! Dios dijo en su ley “La mujer no vestirá ropa de hombre, ni el hombre se pondrá ropa de mujer; porque cualquiera que hace esto es abominación al Señor tu Dios.  (Deuteronomio. 22:5). Esto no es sólo para el antiguo testamento, sino que también es válido para el Nuevo Testamento, con Cristo, Dios quiere una distinción precisa del género. Tradicionalmente, en el mundo occidental, esto significa que “el hombre usa pantalones” y se muestra en una forma masculina. La mujer generalmente ha expresado su feminidad usando vestidos modestos. Además, hasta hace poco, las mujeres del mundo se han adornaron con joyas de todos los tipos. Sin embargo, en nuestros días muchos hombres del mundo se muestran afeminados usando aretes y otras joyas. Dios dice que mostrarse como el sexo opuesto es una “abominación” (Deuteronomio. 22:5). A pesar de que la tendencia unisex de las últimas dos generaciones ha servido para confundir las distinciones masculino-femenino, los Cristianos deben determinar usar ropas que claramente identifiquen a su propio género y sean testigos de la voluntad de Dios, en un mundo corrupto y que desafía a Dios (Gal. 1:4; 1 Pedro 4:2-4). 

(6) Cuidado con su peinado 

El cabello es uno de los principales “dioses” en la vida de muchas personas. Hay revistas que se dedican íntegramente a los peinados. En la actualidad hay gran demanda de peinadores. Cuando se escribió la Biblia, las mujeres de moda en el mundo Romano arreglaban su cabello con un tocado recargado e incluso teñían su cabello. Debido a esto, tanto Pablo como Pedro escribieron que la mujer no debe adornar su cabello en una forma ostentosa (1 Timoteo 2:9; 1 Pedro 3:3). Seguramente el propósito de estos pasajes sería rechazar los peinados mundanos y artificiales populares hoy en día, así como el teñido del cabello y cualquier otro medio de buscar “la aprobación del hombre en lugar de la aprobación de Dios” (Juan 12:43). Debemos ademas considerar el uso de un velo para cubrirse la cabeza que está relacionada a la sumisión femenina que Pablo discute en 1 Corintios 11: 2-16. 

(7) Tenga cuidado el largo de cabello según la tendencia unisex 

Cuando las mujeres empezaron a cortarse el cabello varias generaciones atrás, la práctica creó un escándalo. Cuando los hombres empezaron a dejarse crecer el cabello largo en los años 1960, esto también creo un escándalo. La Biblia habla al respecto: “¿No os enseña la misma naturaleza que si el hombre tiene el cabello largo le es deshonra, pero que si la mujer tiene el cabello largo le es una gloria? Pues a ella el cabello le es dado por velo (1 Corintios. 11:14-15). Pablo también dijo que “es deshonroso para la mujer cortarse el cabello” (v. 6). En pocas palabras, el hombre debe tener cabello corto y la mujer cabello largo. El hombre debe verse como hombre y la mujer como mujer. ¡Es vergonzoso para los hombres y las mujeres parecerse al sexo opuesto! Una mujer puede preguntar, “¿Qué tan largo es largo?” Considere los ejemplos de María de Betania (Juan 12:3) y la mujer en la casa del fariseo (Lucas 7:37-39,44). Ambas mujeres tuvieron el cabello bastante largo para secar los pies de Jesús. Hermanas, decídanse a verse como mujeres y dejen que su cabello crezca largo. Hermanos, decídanse a verse como hombres y córtense el cabello con regularidad. 

(8) Evite cualquier práctica de apariencia mundana, profana, indisciplinada y distinta a Cristo 

No se conforme a este mundo (Romanos. 12:1). Propóngase vivir en absoluta santidad (Hebreo. 12:14). Practique un estricto autocontrol (1 Corintios. 9:24-27). Comprométase a caminar como Jesús lo hizo (1 Juan 2:25). Esta perspectiva sincera tendrá implicaciones en nuestra apariencia. Considere cuidadosamente: ¿Qué hay acerca de las prácticas mundanas de uñas largas y pintadas? ¿Qué es lo que dice Jesús acerca de los tatuajes y perforarse el cuerpo? Podría una mujer devota y santa aceptar usar lápiz labial brillante y maquillaje? ¿Los zapatos de tacón alto comunican realmente un comportamiento modesto? ¿El hecho de tener sobrepeso da la apariencia de auto control, temperamento y auto disciplina? ¿Que hay acerca de usar colores llamativos, modelos raros y artículos de moda? Los principios Bíblicos le ayudarán a que usted misma pueda responderse. 

(9) Tenga cuidado de influenciar a los otros con su forma de vestir 

Las ropas en la actualidad “dan un mensaje” a los demás. La mayoría de fotos y mensajes que van en las camisas, sudadera, casacas, y gorras dan mensajes que son cuestionables en el menor de los casos y negativos en la mayoría de ellos. Muchos tienen que ver con deportes, rock, música popular, cerveza, inmoralidad sexual. Incluso los anuncios publicitarios pueden llevar mensajes equivocados. Es mejor evitar este tipo de fotos y mensajes a fin de no ofender a los demás. Si algún mensaje es transmitido, que sea un mensaje distintivo de moral Cristiana.  Sea un ejemplo de bien para los demás (1 Timoteo. 4:12; Tito 2:7). 

Conclusion 

Un verdadero Cristiano forma parte de un movimiento anti-cultural. Nosotros no pensamos, hablamos, hacemos planes, leemos, comemos, o vestimos como la sociedad pecadora alrededor de nosotros. Dios “nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su Hijo amado” (Colosenses 1:13).  Del mismo modo en que nuestras palabras revelan nuestro corazón (Mateo. 12:34), nuestra apariencia revela nuestra persona interior (1 Pedro 3:3-4). Dios dice que la gente ve la apariencia externa pero Dios ve el corazón (1 Samuel 16:7). Él quiere que nosotros tengamos un corazón verdaderamente enamorado de Él y que nos motivará a ser personas transformadas. Incluso nuestra apariencia debe ser pura y santa – contraria al mundo que nos rodea que está distorsionado y que está bajo el justo juicio de Dios. Decidamos, orando mucho, darle a Dios todo lo que tenemos y somos a través de Cristo y hacer los cambios radicales necesarios para vernos como sus hijos en el mundo. 

Richard Hollerman